¡Bienvenidxs!

Olimpiada de filosofía de la República Argentina

Edición 2016

Tema: El Bicentenario: tensiones entre tradición, progreso, herencias y emancipación en el mundo del trabajo, la educación, la ciencia y la tecnología.

Bienvenidxs!

La Olimpíada de Filosofía de la República Argentina es un certamen organizado por la Universidad Nacional de Tucumán, en convenio con el Ministerio de Educación de la Nación
La originalidad de nuestra propuesta reside en primer lugar, en que se apoya en una forma de concebir la filosofía que se aleja de los cánones tradicionales y, en segundo lugar, en que implementa una metodología que reemplaza el examen por el trabajo en jornadas y talleres y la elaboración de ensayos. La metodología está en una estrecha conexión con la concepción de filosofía que sustentamos.
El diagnóstico que arroja la enseñanza de la Filosofía en la escuela indica que hay problemas marco, que consisten en las dificultades que superan las posibilidades de estas Olimpíadas, pero que condicionan la estructuración y el dictado de las asignaturas filosóficas. Algunos de ellos son: Insuficiencia de recursos humanos para su dictado. Déficit de infraestructura para atender las demandas crecientes. Recursos didácticos insuficientes e inadecuados a las exigencias de la tecnología moderna. Situación de precariedad laboral de los docentes. Entre los problemas micro y que constituyen un obstáculo para aprender filosofía, señalamos los siguientes: persistencia de modalidades tradicionales de enseñanza que promueven pasividad, memorización de contenidos, rechazo hacia la filosofía. Resabios de una formación positivista, apegada al pensamiento simplificador. Escasa articulación con las demandas sociales y culturales del medio, lo que redunda en que la escuela aburra. Incapacidad de los estudiantes, y en algunos casos, de los docentes de articular las lecturas. Tratamiento aislado del saber disciplinario. Déficit de formación general básica de los estudiantes. Juego interdisciplinario pobre. Otro de los significativos obstáculos son los prejuicios en torno a la Filosofía: entendida como un modo de pensar por sí misma, independiente de todo otro conocimiento y sin vínculo con la práctica, la sociedad, la cultura, la vida. Enfatizamos este último punto porque repercute en la actitud de quienes enseñan filosofía y en la actitud de quienes la aprenden, sobredeterminando todas las dimensiones de la relación enseñanza-aprendizaje. Quienes se ocupan de enseñar filosofía han ido perdiendo la capacidad de despertar la pasión por este modo del saber, cayendo en: uso y abuso de un estilo presuntamente académico de tipo rebuscado, semántica oscura, acceso técnicamente impenetrable, como si la oscuridad y la inaccesibilidad fueran señal de fortaleza de conocimiento.
Por cierto, replantear los modos en los cuales se transmite la filosofía no es un problema ajeno a la filosofía misma. Por otro lado, no hay forma de pensamiento científico o técnico, político o moral, estético, etc. que se desentienda de una dimensión filosófica que le es propia.
En lugar de priorizar los contenidos, concebimos a la filosofía como una actividad, cuyas líneas y representantes sólo pueden comprenderse en un contexto y vinculados con la práctica social, las restantes disciplinas, la enciclopedia personal y la vida común. La Filosofía, como la ciencia, se caracteriza por ser un proceso de investigación crítica permanente. Su peculiaridad reside en su compromiso con la tarea de desmontar los prejuicios y supuestos de los saberes. Ella emplea la argumentación como herramienta fundamental de la discusión de las ideas, busca problemas más que soluciones, flexibiliza las propias certezas, siempre y cuando cada proposición sea fundamentada; entabla un diálogo permanente con las otras disciplinas y saberes, es, en suma, un conocimiento útil y significativo.
Es precisamente esta forma de concebir el quehacer filosófico lo que nos condujo a implementar las Olimpíadas a través de jornadas, talleres y la elaboración de ensayos de modo de generar un impacto tanto en quienes la enseñan como en quienes la aprenden.